"Buenas noches ángel mío"

Publicado en: 
El País
Fecha de publicacion: 
Miércoles, 27 Julio, 2011

Amy Winehouse tuvo ayer tres despedidas distintas. Una íntima y dolorosa en el interior del crematorio de Golders Green, el barrio de Londres que la vio nacer. Dentro del edificio victoriano, Mitch, Janis y Alex Winehouse dijeron adiós a su hija y hermana. Junto a ellos, unos 200 amigos y familiares asistieron al funeral. En línea con la tradición judía, religión de la familia, el servicio se celebró con la mayor premura.

Quería ser una despedida íntima, un "asunto de familia", según un portavoz de los Winehouse. Pero detrás de los muros del crematorio la prensa de medio mundo quería decir adiós a la estrella del soul, a la chica de los tatuajes y el pelo abultado y a la última integrante del club de los 27, como se ha llamado al grupo de estrellas jóvenes que murieron a esa edad como Jimi Hendrix, Janis Joplin o Kurt Cobain. Así, su segundo adiós fue entre flashes y libretas de quienes siguieron la vida de la artista desde que debutó a los 20 años. Un tercer y último homenaje tuvo lugar a las puertas de su casa. Se lo dio un grupo de fans que guardó vigilia durante la mañana en el lugar donde Winehouse falleció el pasado sábado.