Cardiff, renacida de las aguas

Publicado en: 
El País
Fecha de publicacion: 
Jueves, 15 Agosto, 2013

1999 fue un año prodigioso.  Los galeses dicen que fue, sencillamente, el primer año que fueron importantes. La historia quiso concentrar en los últimos meses del siglo XX todos los hechos que hicieron resucitar la ciudad tras algunos decenios oscuros.

Aquel año se inauguró el dique que convirtió la bahía en un lago junto al que apetece vivir. En 1999 Londres devolvió a Gales suficientes poderes para crear su propio parlamento. Por último, la ciudad albergó dos grandes eventos: uno político: la cumbre de la Unión Europea y el otro deportivo. Ni más ni menos que la copa mundial de la disciplina con que todo galés pierde el corazón: el rugby.

Como el Guggenheim supo dar un sentido y recomponer el puzzle de la belleza de Bilbao, el dique situado en la boca de la bahía tuvo un efecto similar en Cardiff. Impulsó una profunda metamorfosis de la ciudad que aún hoy sigue su curso.

Cardiff es una ciudad pequeña que se puede recorrer en dos días (o uno intensivo)  y donde es imposible que un turista acabe extraviado en un barrio remoto. ¿El motivo? Tres fronteras marcan sus límites en triángulo: la bahía por el sur, el río Taff por el noreste y las vías del tren por el noroeste.