El historiador detrás del increíble realismo de Assassin's Creed