La boda del año

Publicado en: 
Tiempo
Fecha de publicacion: 
Miércoles, 20 Abril, 2011

El guión ya está escrito y perfectamente ensayado: Londres, 29 de abril de 2011. Once de la mañana en la Abadía de Westminster (12.00, hora española). Unos 1.900 invitados que han sido convocados entre las 8.00 y las 10.00 aguardan ya sentados a que comience la ceremonia. Fuera, las calles están saturadas de personas. Algunas llevan más de tres días durmiendo a lo largo del camino que recorrerán los novios en carroza cuando finalice la ceremonia.

Lejos de Westminster, el kilómetro cero del festejo, y más allá de las fronteras de la Gran Isla, más de 4.000 millones de almas tienen la nariz pegada al televisor en todos los puntos del planeta. Se espera que tres cuartos de la audiencia potencial de televidentes en el mundo vean el evento. Por fin, se levanta la batuta del director de los coristas de la Abadía, Mr. James O’Donell. Se hace el silencio, suena la música y Catherine Middleton entra en la iglesia, comenzando a fijar en nuestras retinas la historia de una mañana cuyos grandes momentos pasarán a formar parte del imaginario colectivo igual que lo hizo el enlace de Grace Kelly y Rainiero de Mónaco o la instantánea de los disparos que mataron a Kennedy.