Lo más futurista que puedes ver en el teatro es una obra de Shakespeare