'A man tired of London is a man tired of life'

Publicado en: 
Cinco Días
Fecha de publicacion: 
Lunes, 9 Abril, 2012

Dentro de tres días mi vida en la ciudad del Támesis cumple dos años y medio. Hará el mismo tiempo que este blog nació con la intención de comprender “todo lo que pasa entre la milla cuadrada de la City, hasta el último restaurante indio de la periferia”, como decía el primer post.

Dos años y medio es, al menos, tiempo suficiente para comprender la inabarcable empresa que constituye descifrar esta ciudad. Dicen que “When a man is tired of London he is tired of life” (Cuando un hombre está cansado de Londres, está cansado de la vida). Y es que este lugar cambia más rápido de lo que uno es capaz de asimilar y siempre queda más ciudad por descubrir.

Londres tiene mil estratos que uno va penetrando poco a poco. Algunos se conquistan conscientemente: “hoy voy a ir a conocer el parque de Hampstead Heath”. Pero a los  mejores sitios uno llega sin buscarlo. Un día te pierdes y de repente te encuentras frente a un nuevo mercadillo del que jamás oíste hablar o una calle de ladrillos grises que no sale en ninguna guía (pero debería). La última vez que me pasó esto fue hace poco, un día que fui a hacer una entrevista a Shad Thames, una calle mágica y solitaria que discurre paralela al río por su rivera sur.