A Reino Unido en busca de una madre patria

Publicado en: 
El Diario
Fecha de publicacion: 
Viernes, 8 Febrero, 2013

En los últimos días los medios de comunicación británicos se han regodeado en una información publicada por The Guardian que desvelaba las intenciones del primer ministro, David Cameron, de lanzar una campaña para evitar que rumanos y búlgaros emigren en masa al Reino Unido cuando tengan pleno derecho a trabajar en la Unión Europea. Estos medios trataban de manera jocosa la ocurrencia del Gobierno de Cameron de disuadir a los emigrantes diciendo que en el Reino Unido hace mal tiempo, que son racistas, que tanto trabajo no hay...

Pero España está para pocas bromas sobre la paja en el ojo ajeno, sobre el trato a los suyos o a los forasteros. La larga tradición multicultural de Gran Bretaña abraza a los expatriados como ciudadanos propios con una rapidez sorprendente para alguien acostumbrado a los usos españoles donde nadie recibe nada del Estado a menos que haya cotizado antes. Quien haya pasado una temporada en el Reino Unido conocerá la palabra ‘benefits’ cuya traducción literal es beneficios, los que tiene cualquier persona que resida en este país de manera regular. Cualquiera.

Miles de españoles expulsados por la crisis llegan cada día a Londres, dejando atrás un país que no les ayuda. La comparación es sangrante: aquí tienen una ventanilla de Her Majesty Revenue and Costumes (Hacienda) dispuesta a pagarle hasta un máximo de 112 libras (unos 130 euros) a la semana en ayuda a su alquiler y hasta 142 libras al mes (165 euros) mientras buscan empleo. La cantidad que cada uno recibe es un cálculo que depende de las circunstancias de cada solicitante.