Salí huyendo de Japón para que no me mataran

Publicado en: 
Cinco Días
Fecha de publicacion: 
Jueves, 17 Noviembre, 2011

Recibe a CincoDías en su casa de Londres. En un lujoso edificio cuya localización pide no desvelar por motivos de seguridad. Este inglés de Liverpool, de 51 años, salió huyendo hace un mes de Japón tras ser destituido en su cargo el pasado 14 de octubre por supuestas "diferencias culturales con la junta directiva" y tras 30 años de servicio en la reputada compañía de cámaras fotográficas y endoscopios.

En realidad fue despedido por pedir explicaciones a los miembros de la directiva sobre unas transacciones valoradas en 687 millones de dólares a una consultora hoy desaparecida (Axam Investments) radicada en el paraíso fiscal de las Islas Caimán. Pese a intentar negarlo en un principio la cúpula directiva ha acabado por reconocer que lleva años maquillando sus cuentas, lo que ha provocado el derrumbe de Olympus en la Bolsa y la dimisión del presidente Tsuyoshi Kikukawa y el vicepresidente Hisashi Mori. Woodford dice que desde su destitución su vida ha sido un infierno. "Tuve que salir huyendo de Japón porque temía por mi seguridad", asegura. Y afirma que el escándalo aún tiene que salpicar a nuevos individuos y organizaciones.

Pese a todo la entrevista se realiza en su casa a la japonesa. "Nosotros siempre nos quitamos los zapatos al entrar, indica". Durante toda la entrevista le acompaña su mujer, la burgalesa Anunciación Somavilla. Lleva casado 24 años y tiene dos hijos, de 16 y 18 años, que también están sufriendo las consecuencias del escándalo.