Umit Mesut, el anónimo salvador del celuloide

Publicado en: 
Dominical
Fecha de publicacion: 
Domingo, 17 Febrero, 2013

Tras el mostrador de una minúscula tienda al de Londres un héroe anónimo dedica su vida a salvar del olvido el cine analógico. Ümit Mesut conserva en un rincón insospechado de la ciudad una de las mayores colecciones del mundo. Tanto, que BBC o Warner Brothers dependen de su material para sus producciones.

Ümit Mesut tiene un tupido bigote, gafas graduadas de aviador y una misión: salvar el celuloide. En un insospechado rincón del este de Londres apila en aparente desorden su grandiosa colección de películas, cámaras y proyectores de súper 8, 8 milímetros, 9 milímetros y 36 milímetros. Al bajar del autobús 48 en la parada de Hackney Baths, cae frente a la fachada de este lugar incalificable que cualquiera que tenga sólo un vago interés por el cine debiera visitar: videoclub, tienda de chucherías, museo y ágora cinéfila si surge la ocasión.

El negocio de este ídolo local prospera también de la venta de cámaras antiguas y la restauración de películas viejas. Además Ümit ofrece un el ensueño de convertir nuestra casa en un cine: por 150 libras él mismo se traslada a casa de sus clientes con la maquinaria necesaria para una proyección privada en su jardín o el salón.

Ya no da entrevistas. “He dado demasiadas en mi vida”, dice. Pero difícilmente le negará una charla sobre la historia de su negocio o un consejo cinéfilo a cualquiera que entre en su reino. Al fin y al cabo, esa es su labor en este planeta: divulgar el celuloide y su indiscutible superioridad frente al digital. Sin necesidad de cruzar una palabra con él, varios carteles hacen notar su divertida beligerancia frente el cine tal y como lo concebimos hoy. “Esto es súper 8, no video o DVD basura”,  “El súper 8 es plata, el digital ex óxido”.