Viva Suecia hace otro milagro con un puñado de Ipads